En la gestación

Puede realizarse en cualquier momento del embarazo. En las primeras 20 semanas se tiene una imagen completa del feto y a partir del segundo trimestre imágenes preferentemente de la cara fetal. Más que una mejora en la capacidad diagnóstica de la ecografía convencional, facilita la demostración y presentación de algunas anomalías fetales. Las mejores semanas para su realización son las semanas 11-13 y la 28-30. Este tipo de exploración se realiza con fines lúdicos a petición de la paciente, pero siempre se practica cuando pueda mejorar la capacidad diagnóstica de la exploración ecográfica en 2D.